martes, 6 de octubre de 2015

Bonnie, Mujer de origen Canadiense, ha hecho tanto por Puerto RIco; merece nuestro apoyo, respeto y admiración.

Después de compartir un ratito con nuestros amigos de Canita en el mall de Guayama, seguimos rumbo a Villalba, para cumplir con nuestra visita a Phoenix (Sindulfo Pepón). Pero de camino entre curvas, carretera angosta, cuesta arriba y una lluvia tipo tormenta, consideramos en cancelar nuestro viaje para otro día.


“Casper que crees, seguimos pa’ lante o cancelamos esta misión para otro día?” El cabezón dijo; “Yeme (en su voz fañosa), ya estamos a mitad de camino y con lo bien que me trataron en Guayama me tiene “pompiao” (feliz) así que pa’ atrás ni para coger impulso, chambonea (pisa el acelerador), dale gasolina y súbeme el Reggaetón que Pepón nos espera!” / “Jey, Casper que jerga es esa?”/ Pero el ánimo al cabezón se le menguo un poco de camino, ya que parece que por la curvas de la carretera, se enfermó. ¿Se pueden imaginar lo difícil de la situación? Entre la torrencial lluvia, conduciendo con poca visibilidad, tanta curva y asfixiándome con los olores del bombardeo de Casper. ¿Se imaginan? Lo peor es que por la intensa lluvia, no podía hacer más que inhalarme sus gases tóxicos, porque no podía abrir los cristales (vidrios del auto). Llegue al santuario de Bonnie con mareos y los ojos irritados.
Al llegar al santuario de Bonnie, nos llevamos varias sorpresas, incluyendo que la lluvia como un milagro se detuvo. Visualizaba a Bonnie como una mujer blanca, de cabello blanco, gordita, bajita y pelo corto. Pero Bonnie es una mujer alta, imponente, muy social y simpática, pero sobre todo entregada por completo a la causa de ayudar a nuestros animalitos. Mis amigos, Bonnie no solo es una rescatista, ella no solo tiene un santuario (financiado por ella con mucho sacrificio)… El santuario es su casa, en donde viven estos animalitos que Bonnie ha rescatado, dándole una segunda oportunidad. Estos animalitos no solo son su misión, pero también son su vida. Bonnie es una persona de gran inspiración para nosotros, pues ella está haciendo patria y se echó encima algo que es a nosotros como Puertorriqueños que toca.

Bonnie (de origen Canadiense) me dice que llego hace más de 15 años, a hacerse cargo de sus padres, que ya ancianos se retiraron y se mudaron para Puerto Rico a vivir sus últimos anos. Ella (como buena hija) vino a atenderlos en su enfermedad y últimos días, pero nunca imagino la crisis de abandono, negligencia y maltrato a los animales que encontró. Así, rescato un perrito (que no pudo ignorar y dejarlo en la calle con hambre y sufriendo) y poco a poco el número de casos fue aumentando, hasta que hoy su finca, casa, terraza, sala y hasta su cuarto, es un santuario que alberga y protege a animales indefensos.


El día fue una experiencia edificante, conversando con Bonnie, mientras daba cariños a varios de los hermosos perritos que viven en ese lugar. Pero el encuentro con Phoenix sin dudas fue mágico y el clímax de la tarde. Fue como cuando dos conocidos amigos que se quieren y hace tiempo no se ven, se reencuentran. En muchas cosas Phoenix me recordaba a Casper, hasta cuando al verme por primera vez, de manera espontánea se me acerco y coloco su cabeza entre mis brazos como pidiendo un abrazo. Fue emocionante ver como ese perrito a pesar de todo lo que sufrió en su abandonó, hoy es feliz y parece que así será hasta llegue el final de sus días. Tiene un tumor en la cabeza, otro en un testículo y otro en su pene… Esta parcialmente ciego, entre sus achaques y el dolor de su enfermedad, aun así, se veía feliz. Se veía feliz pues se siente seguro, amado y vivirá con calidad de vida, por el tiempo que le quede.

Phoenix (Sindulfo Pepón) no es el problema, el problema eres tú que lo abandonaste, pero llego Bonnie a ser parte de la solución. Gracias Bonnie, eres un ejemplo y estoy orgulloso de decir que eres mi amiga y más Puertorriqueña que muchos de nosotros!

Pueden hacer su aportación a la organización de Bonnie, pues ese dinero se invierte no solo en Pepón, pero en todos los animalitos seguros allí. Second Chance Animal Rescue es un santuario en Villalba, que protege a casi 100 perritos, que fueron rescatados de la calle y salvados del sufrimiento, el hambre y la muerte. Para donativos:http://www.scarpr.org/donate

Aclaración; Casper no aparece en el video o las fotos con Phoenix (Sindulfo Pepón), porque Bonnie es muy estricta con las reglas en su santuario (su casa) y me pidió que lo dejara en el carro (con el acondicionador de aire encendido). Así que, donde manda capitán no manda marinero y en ese lugar Bonnie pone sus reglas. Pero hoy compenso al cabezón con su amor, un poco de helado de vainilla. Pendiente que en cualquier momento subo el video…


Te invito a: buscar, descubrir y leer todos mis cuentos e historias en este Blog como: Tu mascota no es silla vieja que se desecha cuando no cabe en la mudanza.
.
Este Blog es para TI y todo aquel que le gusten los cuentos de animales con un lado muy humano... Sobre todo, para los que son MUY humanos que aman a los animales y dan la mano al necesitado de 2 (humano) o 4 patitas. Gracias por subscribirte para recibir mis publicaciones primero.

*Sígueme en las redes sociales (Facebook, Twiter, Instagram) @jimmynievez y Fan Page @JimmyNievez1
**Para mis amigos que me han preguntado; Si, todos están autorizados a compartir (share) mis estatus (posts) y blogs.