sábado, 1 de agosto de 2015

Hacer Una Buena Jugada Que Haga La Diferencia

Saben que el video del chofer de guagua, ex jugador de football esta tan brutal (lo pueden buscar en mi “timeline” de Facebook), que me inspiro a escribir esta nueva entrada al blog. Todos los días, tenemos la oportunidad de hacer una jugada que haga una diferencia, jugadas que provoquen resultados positivos a nuestro alrededor... Pero no estamos atentos o peor aún, NO ACTUAMOS y dejamos caer la bola... Si tuviéramos compensación por cada buena jugada hecha, tal vez estaríamos más alerta. Pensando como los locos (usando mi imaginación), si el máximo dirigente (Dios) de este equipo humano, nos otorgara puntos por cada buena jugada realizada... No nos esforzaríamos más?

Ej; Sistema de puntos por jugada: 

  • Sostener la puerta para el que viene detrás – 5 puntos. 
  • “yompiar” el carro de alguien que se quedó sin batería – 25 puntos.
  • (en nuestra crisis económica) completar la compra de alguien que se quedó corto en la caja – 200 puntos.
  • Rescatar a un animalito hambriento – 500 puntos.
  • Alimentar a un animalito hambriento – 100 puntos.
  • Comprar un sándwich a un deambulante – 200 puntos.
  • Decirle algo bonito a un desconocido – 50 puntos. 
  • La mayoría de los piropos o con segundas intenciones – negativo 50.
  • Donar tiempo y dinero al necesitado, enfermo o una causa – 300 puntos.
  • Salvar una vida 1 millón de puntos.

Story Time:

En el dougout (banco) esperando que el coach
(Dios) me llame para hacer mi buena jugada
Cuantos puntos merece romper una pelea entre dos jóvenes, que (literalmente) se estaban matando, arrancándose los pelo y mutilándose la cara?  Les pregunto, porque esto fue una de las muchas situaciones, que me encuentro a diario, a mí alrededor y he tenido que levantarme del banco, para hacer la jugada del día. Resulta que estaba viendo una película, en el cine, con mi familia (Jurasic Park), todo estaba muy bien entre el popcorn, la acción y dinosaurios correteando en la pantalla grande. Después de disfrutar la película (como es de esperarse), salimos de la sala, cambiando impresiones (no falla que nos convirtamos en críticos y expertos del cine después de ver la película). En el momento que pusimos pie en el lobby, justo en frente de la concesión (así se le dice donde venden el popcorn y los refrescos) y de las filas, de las próximas tandas, estaban estas dos jóvenes, agarradas por los pelos en una feroz pelea.  En ese mismo momento, active mis antenitas de vinyl (como diría el Chapulín Colorado) y me percato, que nadie estaba tratando de separarlas. Desgraciadamente, todos dejaron caer la bola, los que estaban en las filas, entre los que se encontraban hombres grandes, gordos y coloraos, incluyendo uno que otro “fortachon frontu”.

La camisa ultra patriótica, no es un búho, es
un águila. Es una de esas camisas que uno
se pone una sola vez, para sacarse una foto
y tener evidencia que la uso, pues me la regalo
mi hermano. Mi mama estaba feliz, porque
me puse la camisita de 4 de julio.
Mi madre (si, a veces ando con mi mama y también me la llevo al cine) preocupada con la situación, se acerca al guardia de seguridad, para ver si podía hacer algo con la trifulca. Saben que hizo este “eficiente” guardia de seguridad? Lo mismo que había hecho desde que estas jóvenes comenzaron su pelea. NADA! Solo mirar de lejitos, con un grupito de empleados y reírse, mientras comentaba con ellos, como si se tratara de una cartelera por “pay per view’. Solo les faltaba buscar popcorn de la concesión y sentarse en sillones reclinables para disfrutar del espectáculo de las dos jóvenes matándose. Fue una escena, triste, bochornosa, mezquina e indignante… Mientras todo eso pasaba (o debo decir; no pasaba) mire alrededor (como en cámara lenta) viendo todo en milésimas de segundos, entre la fallida iniciativa de mi vieja y la cara de mi hija de preocupación e incredulidad. Asi que en ese momento, con mi calma, me acerque a las chicas y le aplique una efectiva llave (arte marcial, no para abrir cerraduras) y tuvieron que soltarse. Pero no sin antes arrancarse cada una las greñas, que tenían enredadas en sus manos. Recuerdo (y hasta me da dentera) que era tanto el enredo de pelo, en las manos y la presión con la que se halaban, que mientras les hacia mi llave, trate de ser cuidadoso, porque sabía que de hacerlo súbitamente, se arrancarían el cuero cabelludo. Yo he visto cueros cabelludos arrancados y de verdad que ese día, no estaba para ver cráneos sangrientos en carne viva.


No fue hasta que prácticamente separe a las jóvenes, que varios manganzones intervinieron, para mantenerlas separadas. Ya completada mi jugada, con todo mi “cool” me sacudo las pelusas y tela de arañas de pelo, que se enredaron en mis brazos y me reúno con mi familia, para preguntarles si estaban tranquilas y bien, para caminar hacia la salida. Les confieso que tuve que contenerme, porque caminando hacia la salida, encontré de frente al guardia de palito (con mucho respeto a los guardias de seguridad que hacen su trabajo). En ese momento sentí un deseo de meterle un bofetón, que le sacudiera su placa de papel de aluminio. Pero respire profundo y evite más drama, pues mi familia estaba presente y no debía dañar la buena jugada que había hecho. También pensé, que era innecesario buscarme un caso por agresión, ya que como sabemos, el salía bien y yo me jodía (perdonen mi francés), pues así es nuestro sistema.

No se equivoquen, yo no separe la pelea porque las chicas lo merecieran. Ellas SI merecían las condiciones en que se dejaron, con sus caras llena de golpes, sangre y mutilaciones, sus pelos todos revueltos y arrancados… Si, merecían dejarlas que se mataran por pendejas. Por bajar a ese nivel de degrado (me imagino que por un macho) y protagonizar ese espectáculo, lleno de vergüenza y bochorno. También, merecían matarse, por el tipo de amigos con el que andaban (deben aprender a seleccionar mejor a sus amigos), porque les aseguro, que solas no estaban. Los mismos amigos que las miraban desde la fila y se reían, mientras hacían nada por ellas o por detener el show. Pero la mención especial es para todos los presentes, que hicieron nada y dejaron caer la bola, pues estaban muy ocupados grabando con sus celulares. Claro, no podemos olvidar el irresponsable e inepto guardia de seguridad, que merece ser despedido, junto con sus compañeros empleados del lugar.
Parece fantástica esta historia?


Mi hija Natalia.
Que les puedo decir? Así es mi vida, jajajaja… Me pasan cosas que si las cuento, no las creen y después del suceso es difícil de probar… Pero esta época, de celulares inteligentes, con cámara y redes sociales, nos chotea (nos delata). Para hacer aún más absurda la situación, unas horas después de la pelea, mi hija Natalia (quien no estaba conmigo ese día en el cine) me habla de una anécdota que le había pasado; “papa, sabes lo que me paso? Mis amigos de redes sociales, comenzaron a compartir un video titulado; Wolverine rompe pelea en el cine. Cuando miro el video, eras tú y le dije a mi amiga. Ja, zángana, ese no es Wolverine, es es mi papa!” Ahora dígame usted si eso no merece 500 puntos y como diría Ernestito Díaz González (narrador destacado de nuestro baloncesto);  “Échale!”. “Agua pa’ los gallos”, “Y va a seguir?”

Comparto el video que me envió mi hija, que prueba mi relato y los sucesos de ese día en el cine. Dedico este articulo a mi hija mayor (Genesis) que cumple sus 20 años de vida hoy. Aquí está la prueba (click para ver)
Video de prueba en timeline de Facebook de mi hija Natalia


¡Si te gusta el articulo COMPARTE! 

Compartir

Te invito a: buscar, descubrir y leer todos mis cuentos e historias en este Blog como: Dedicate Este Dia De Sol, Pero Sobre Todo Compartelo Con Alguien E Ilumina Tu Luz

Este Blog es para TI y todo aquel que le gusten los cuentos de animales con un lado muy humano... Sobre todo, para los que son MUY humanos que aman a los animales y dan la mano al necesitado de 2 (humano) o 4 patitas. Gracias por subscribirte para recibir mis publicaciones primero.
*Sígueme en las redes sociales (Facebook, Twiter, Instagram) @jimmynievez y FaceBook Fan Page @JimmyNievez1

**Para mis amigos que me han preguntado; Si, todos están autorizados a compartir (share) mis estatus (posts) y blogs.