miércoles, 12 de agosto de 2015

Quien Es Cruel Con Los Animales, No Puede Ser Buena Persona

Fuimos testigos de la más deplorable crueldad, cuando un desalmado, sin compasión o piedad lanzo a un indefenso y dócil perrito, color chocolate sobre un puente. Este hecho fue negado con bochorno, por algunos de los que residen en las inmediaciones del puente (pero luego confirmado en los “chequeos médicos), los mismos residentes que por semanas, estuvieron ignorando la agonía y sufrimiento de aquel ser indefenso. Aunque este no sea el momento apropiado para hacer un recuento de estos vergonzosos detalles. Me veo obligado a hacerlo, ya que ni la comunidad, ni las autoridades, incluyendo el alcalde del pueblo y manejo de emergencias, tomo acción para intentar rescatar el animalito de su pesadilla. 

Lo siento, sé que no es el momento apropiado para hacer esta denuncia, pero moralmente me veo obligado a hacerlo, si meter mi dedo en esta yaga significa, crear conciencia y que no seamos testigos de otro capítulo mezquino y deplorable como este. En el caso de este pobre animalito, la culpa es compartida por quien lo abandono, por quien lo lanzo por aquel puente y por todos lo que simplemente ignoraron su pedido de ayuda, quejidos de dolor, hambre y desesperación. 

Pero también el rescate y la lucha por salvar su vida es igualmente compartida, por un legislador municipal que tuvo la decencia de tomar acción, luego de las innumerables gestiones desesperadas de las muchachas del Humane Society (Guaynabo). Para ellos mis respetos y admiración, pero sobre todo gracias. Es de vital importancia mencionar a otros muchos héroes anónimos que oraron, se mantuvieron pendiente día a día, que visitaron a este perrito y que aportaron su dinero, para los tratamientos necesarios, para luchar por salvarlo. Gracias a mis amigos perrunos que dijeron “cuenten conmigo” pues ustedes fueron parte de esa lucha colectiva con dignidad.

Si, tal vez este no sea el momento apropiado, pero no puedo más que expresar mi repudio a todos los que hicieron nada. Pues un animalito sufriendo por semanas, que sobrevivió (milagrosamente) bebiendo agua del Rio con dificultad, mientras colgaba, era una insignificancia como para dedicar su atención y tan valioso tiempo. Algunas de estas personas tuvieron la indecencia de atacarme, cuando publique mi reclamo. A ellos les digo; Espero que algo se haya aprendido de esta tragedia, que de alguna forma esto sea una experiencia para reflexionar, recapacitar y enmendar. Quien es cruel con los animales, no puede ser buena persona y las sociedades de bondad y vanguardia se miden por como tratan a sus animales. Pues en este momento lo que hiciste (o no hiciste) ya es irrelevante, lo que importa es lo próximo que harás.

Adiós mi amigo valiente del rio, te fuiste a navegar a un lugar de paz, por aguas cristalinas, tranquilas y puras, en donde el dolor y el sufrimiento no existen, pues es un lugar libre de la contaminación de la maldad, la crueldad, el abandono y la indiferencia!

Rio Nakoa, nombre que le pusieron las muchachas del The Humane Society Of Puerto Rico​ a este humilde perrito, que significa valiente del rio.